Colores cmyk

Como preparar correctamente un original para imprimir

¿Tienes claro lo que quieres imprimir? Si no es así, coméntanos tus dudas o si necesitas que resolvamos tu diseño, fotografías, ilustraciones,… ¡para eso estamos!

¿Quieres que tu trabajo se reproduzca tal como lo has concebido? ¿Los pedidos que has hecho en otras ocasiones no han llegado tal como esperabas? La mayoría de las veces se debe a un original incorrectamente entregado. Si sigues estas sencillas indicaciones conseguirás un original óptimo para la mejor reproducción.

Revisa que tu original cumpla las siguientes características técnicas:

RESUMEN

Los originales deben estar al 100% del tamaño al que se vayan a imprimir y a una resolución de 300 ppp (puntos por pulgada)

Los archivos originales deben estar a tamaño de impresión y a una resolución de 300 ppp (puntos por pulgada). Ten en cuenta que si la resolución o el tamaño es sensiblemente menor la impresión puede resultar pixelada, borrosa o de baja calidad. Para otros tipos de impresión la resolución puede ser menor:
· Laboratorio fotográfico254 ppp.
· Grandes formatos200 ppp.
· Serigrafía textil150 ppp.

Para los originales de trazado vectorial y/o texto en archivos .pdf o .eps, la resolución es irrelevante.

MÁS INFORMACIÓN

Los originales deben estar siempre al tamaño exacto (100%) de su impresión (consulta el apartado “Ajuste del corte”, más abajo). Es importante que la resolución sea la adecuada. La resolución de imágenes en pantalla de ordenador o para internet es de 72 ppp (puntos por pulgada), muy baja para cualquier tipo de impresión de calidad. La serigrafía textil, la impresión química o la impresión offset o digital necesitan diferentes resoluciones mínimas.

Para simplificar, es conveniente trabajar siempre a 300 ppp, que es la resolución para impresión (la más elevada) pues más vale un archivo un poco mayor (en Mb) pero de mayor calidad. Siempre lo podrás utilizar tanto para impresión como para tu web o publicaciones digitales bajando la resolución sin perder calidad. En estas imágenes observarás las diferentes resoluciones de una misma imagen sin que varíe su tamaño en cm (1a y 1b a 300 ppp, 2a y 2b a 72 ppp) . Las imágenes iniciales (1a y 2a) parecen idénticas pues en tu pantalla (72 ppp) no se visualiza más detalle con 300 ppp que con 72 ppp. Pero cuando ampliamos las imágenes (1b y 2b) vemos la diferencia de calidad y detalle, que sí se apreciará en la impresión.

Tamaño y resolución de una imagen

RESUMEN

Recomendamos que nos envíes los archivos imprimibles en .pdf. Si tienes alguna duda, envíanos el archivo original que has trabajado.

Los formatos de archivo recomendados son .pdfeps editable y .ai (Illustrator) para diseños vectoriales, y .tif, .bmp o .psd con capas para imágenes de mapa de bits (píxels). Los archivos .jpg también son aceptables siempre que no contengan textos pequeños. Para los archivos multipágina (revistas, catálogos, etc.) es recomendable remitirlos en .pdf. NO son recomendables los archivos Word (.doc/.docx)*. 

Si los has maquetado con algún programa de edición profesional como InDesign o Quark XPress, puedes remitirnos la carpeta “empaquetada” con el archivo original y los archivos de imagen y tipografías. Próximamente publicaremos un post explicativo sobre este tema.

* Aceptamos los archivos .doc y .docx de Word previa revisión por su uso generalizado pero recomendamos encarecidamente que no se usen o se envíen junto con una exportación en .pdf hecha por el cliente.

MÁS INFORMACIÓN 

El control de la tipografía es un asunto determinante para conseguir una impresión correcta. De hecho, suele ser la fuente principal de errores. Existen varios formatos de archivos tipográficos (TTF, OTF,…), tipografías no adaptadas al idioma español (carecen de tildes, eñes o signos de interrogación y exclamación iniciales). Existen algunas páginas web de fuentes de descarga gratuita sin el adecuado estándar de calidad, lo que puede provocar a veces errores en el proceso de impresión e incluso dañar el propio sistema operativo de tu ordenador. Es pues importante obtener las tipografías de fuentes seguras como myfonts.com o dafont.com.

Un segundo problema respecto de la tipografía en la impresión es cuando, por comodidad o por la costumbre derivada de publicar en internet todas las imágenes en .jpg, se entrega el original en este formato.

Los archivos .jpg son archivos de imagen comprimidos idóneos para la web, pero no para imprimir. Y mucho menos si contiene texto, por dos razones:

a) El texto ya no es editable, se ha convertido en una imagen (píxels), y para el impresor ya no es posible hacer cambios o corregir erratas.

b) El texto ya no está trazado (vectorial) sino rasterizado (transformado en píxels), por lo que pierde calidad y definición, especialmente los textos a un cuerpo (tamaño de letra) pequeño. En la siguiente imagen puedes ver a la izquierda un texto vectorial y un detalle ampliado del mismo, y a la derecha el mismo texto rasterizado en .jpg.

Diferencias entre texto trazado y texto rasterizado

Para evitar estos problemas, las imprentas recomiendamos generalmente las siguientes dos siguientes:

1.- Trazar el texto. Al trazar el texto, éste se convierte en una imagen vectorial, en un trazado. Ya no será editable como texto normal, pero su contorno será siempre preciso y limpio aunque amplíes mucho la imagen y no tendrás problemas con las tipografías (ni la imprenta tampoco), asegurando así que lo que ves es lo que se va a imprimir. El único inconveniente de esta opción es que, al no poder editar el texto cualquier error o modificación deberá hacerse en el original con el texto editable, por lo que es conveniente guardar una copia o capa del texto antes de trazar.

2.- Exportar en formato .pdf o .eps. El formato .pdf también mantiene la característica vectorial del texto (escalable y con perfil limpio, no pixelado) y permite, con los programas adecuados, ediciones o modificaciones sencillas del texto por parte del impresor. Pero al mantener la caracterísitca editable, seguimos sujetos a posibles problemas con las tipografías, por lo que es aconsejable enviar al impresor, junto con el archivo .pdf, una carpeta con las fuentes utilizadas.

La exportación a .pdf, además, necesita ajustar unos parámetros que equilibren el peso del archivo con la compresión de las imágenes o la incrustación de tipografías, parámatros con los que, si no estás familiarizado, se ejecutarán “por defecto” en programas domésticos como Microsoft Word. Esto puede ocasionar errores, problemas de compatibilidad o pérdida de calidad. El .pdf no es la panacea.

Aun así, nosotros aconsejamos en general cualquiera de estas dos opciones, pero recomendamos que nos envíes el archivo original y, a ser posible, las fuentes empleadas. En definitiva, el archivo con el que has estado trabajando. Ese archivo es editable (corregiremos cualquier errata sin necesidad de volver a exportar y enviarnos el archivo), trazaremos el texto o instalremos las fuentes y exportaremos en .pdf asegurando una correcta exportación para la impresión.

 

Si tienes alguna pregunta no dudes en contactar con nosotros.

RESUMEN

Te recomendamos que nos envíes los archivos en el espacio de color RGB a menos que tengas conocimientos acerca de la conversión RGB -> CMYK.

El espacio de color del archivo puede ser indistintamente RGB o CMYK. Puedes enviarlo en RGB, el estándar para monitores e internet, pero debes tener en cuenta que su conversión a CMYK será necesaria para la impresión y que esto puede alterar ligeramente algunos colores, como son los colores  saturados en la gama de los amarillos, verdes y azules, el azul cobalto, etc.

Si no controlas bien este tema, te recomendamos que nos envíes los archivos en RGB y que dejes la conversión RGB -> CMYK en nuestras manos. Haremos este paso con los parámetros más adecuados para una correcta impresión del trabajo. Próximamente publicaremos un post explicando en detalle las limitaciones y recursos para trabajar y/o convertir de un espacio a otro.

MÁS INFORMACIÓN

RGB vs CMYK. El modo de color RGB (Red-Green-Blue), o RVA en español (Rojo-Verde-Azul) es el modo de color
«sustractivo» o luminoso propio de los monitores, en el que el negro es la ausencia de color y el blanco la suma de los tres colores básicos (rojo, verde y azul, de ahí su nombre), y está representado a la izquierda en el esquema siguiente. El modo CMYK (Cyan-Magenta-Yellow-Black), o CMAN en español (Cían-Magenta-Amarillo-Negro) es el modo de color “aditivo” propio de la impresión en tinta, en el que el color negro es la suma de sus tres colores básicos (más una cuarta tinta de refuerzo, negra, que le añade contraste y profundidad a la imagen), y está representado en el esquema de la derecha.

Comparativa de colores RGB y CMYK


El modo RGB es por tanto el modo en que trabaja «por defecto» tu ordenador. Permite representar una gama de colores mayor que el modo CMYK, especialmente los colores luminosos o saturados. Puedes comprobarlo en dichos esquemas comparando los colores primarios de RGB con los secundarios (las intersecciones) del modo CMYK, que son teóricamente los mismos. Verás que los segundos son menos «vivos».

Algunos profesionales recomiendan trabajar directamente en el espacio CMYK cuando un trabajo va destinado a impresión, para asegurar la coherencia entre lo que se ve en pantalla y lo que se imprimirá. Sin embargo, a menos que seas un diseñador profesional, nosotros no lo recomendamos, por dos razones: la primera, porque es posible que quieras utilizar una versión para la web, por lo que te conviene mantener una versión RGB con el másximo de gama de color. Otros recomiendan entonces trabajar en RGB y guardar posteriormente una
versión en CMYK para impresión. Pero hay una segunda razón: existen varios modos de conversión de un espacio a otro (US/European/Japan coated, uncoated, Fogra 27, 39, 47,…). Los programas habituales no profesionales de tratamientos de imágenes convierten de un espacio a otro sin más especificaciones, y aunque imprentas y agencias aconsejan el moderno Fogra 39 (en Europa), el resultado final dependerá también del tipo y soporte de impresión (papel offset, estucado, papel de color,
PVC, etc.) y del tipo de impresión (offset tradicional o impresión
digital). Nosotros recomendamos por tanto trabajar y entregar el original en RGB y convertir en imprenta el trabajo al modo CMYK de la forma más adecuada, haciendo más sencillo el trabajo a nuestros clientes.

Otra decisión controvertida y en la que los profesionales mantienen distintas preferencias es sobre el uso de diferentes espacios de color RGB (principalmente sRGB vs Adobe RGB). Nuestra opinión es que, si no
eres un profesional de la fotografía o las artes gráficas y no dispones de un monitor de gama alta y calibrado, utilices el espacio sRGB, que aunque tiene un espectro menos amplio que el Adobe RGB, reproducirá más fielmente los colores en tu monitor y para la web, y será más consistente con lo que obtengas al imprimir tus fotografías y trabajos.

¿EL COLOR QUE VEO EN PANTALLA ES EL QUE SE VA A IMPRIMIR?

De la misma forma que la impresión sobre papel no reproduce fielmente la gama de colores RGB, posiblemente tu pantalla tampoco muestre correctamente la gama CMYK (ni RGB), sobre todo si no está bien calibrada. Las buenas noticias son que una buena conversión RGB -> CMYK minimizará esta alteración

Existen ajustes profesionales (perfiles de color) que ayudan a que la imagen en pantalla se asemeje
mucho al resultado impreso final.

Si no tienes calibrada tu pantalla (o no incrustas el perfil de color en el archivo) es posible que ofrezca dominantes (rojo, amarillo, azul,…) o presente la imagen más clara u oscura, o con los colores más o menso saturados. Puedes observar abajo dos imágenes diferentes en RGB (1a y 1b) y debajo esas mismas imágenes en CMYK. Como puedes observar, la diferencia en el cubo es notable pero en la imagen es casi inapreciable. No te preocupes, nosotros haremos un ajuste sobre la prueba de color para asegurar la mejor impresión posible.

Diferentes espacios de color RGB y CMYK

RESUMEN

Para la impresión digital, el original SIEMPRE debe tener un borde añadido para el corte o sangrado de 2-3 mm y un espacio o reserva de 4-5 mm entre los contenidos como textos e imágenes respecto del borde. Para la impresión offset debe contar además con unas marcas de corte en las esquinas que sirven también como marcas de registro para casar los colores

Si la impresión es a sangre, esto es, si va a estar impreso hasta el borde mismo del papel, es necesario dar un margen de 3 mm (mínimo 2 mm) más allá del tamaño final de la impresión para permitir el corte. Así como reservar unos 4-5 mm entre los elementos del diseño y el borde del corte (imágenes, logotipos, textos, salvo las imágenes de fondo) tanto por razones técnicas de seguridad como estéticas.

MÁS INFORMACIÓN

En la siguiente imagen lo explicamos con más detalle:

Mancha y marcas de corte para impresión

En este ejemplo de tarjeta comercial, el tamaño final será de 5,5 x 8,5 cm y está marcado por la línea gris, señalada como tamaño de la tarjeta.

Los elementos de diseño están contenidos dentro del área marcada en azul, retirada unos 4-5 mm del corte, señalada como margen de seguridad de los contenidos. Todos menos la imagen del chimpancé, que como veremos irá cortada “a sangre”.

El área delimitada por la línea verde, que se extiende 2-3 mm más allá del tamaño final de la tarjeta cortada, debe contener todos los elementos y fondos que irán cortados a sangre, ese área se perderá en el corte. Está señalada en la imagen como tamaño de la mancha y en el ejemplo tiene 6,1 x 9,1 cm, ya que le hemos dado un grosor de 3 mm por lado.

Finamente, la sombra señala el tamaño del archivo. Esto es, 0,5 cm de borde añadido respecto del tamaño final de la tarjeta y 2 mm respecto del tamaño de la mancha por cada lado, resultando un tamaño de archivo  final de 6,5 x 9,5 mm. En este borde sirva para incluir las marcas de corte y registro de colores en impresión offset, que no deben llegar a la línea gris.

La tarjeta quedará así tras la impresión y el corte:

Impresión de tarjetas


Plazos de entrega, envíos y formas de pago

También te informamos de otras cuestiones como los plazos de entrega, las formas de envío y las formas de pago.

Rápido, bueno y económico

Los plazos medios de producción para tiradas cortas son de 24-48 horas (lunes a viernes) dependiendo de la hora de recepción de los originales y confirmación del pedido. Los trabajos urgentes (en el mismo día) tienen por norma un incremento del 25% una vez comprobados los originales y confirmado el pedido. Para las tiradas grandesgran formato o impresión textil, los plazos pueden oscilar entrey 8 días laborables.

Tras la crisis sanitaria estamos actualizando nuestras tarifas pero te sugerimos que contactes con nosotros para hacerte un presupuesto personalizado.

Primero, porque tenemos precios especiales y descuentos para profesionales, autónomos y comercios locales. Creemos firmemente que debemos ayudarnos entre todos a salir de la crisis en las condiciones más favorables para el pequeño comercio y el tejido social del barrio o  del pueblo. También tenemos precios especiales para nuestros clientes registrados y para las empresas colaboradoras de La Publicación, la revista satírica y de humor gráfico valenciana que editamos.

Segundo, porque trabajamos mucho formatos no estandarizados o papeles especiales, tiradas cortas y diferentes plazos y entendemos que un sistema de confección de presupuestos automatizado en nuestra web crearía más confusión que claridad. Además, creemos que el trato directo es la mejor forma de aconsejar a nuestros clientes en sus proyectos.

Envíos nacionales e internacionales

Los trabajos se envían por el servicio EstándarExpress 24h de Correos a petición del cliente a portes pagados. Al pedirnos un presupuesto te informaremos del coste del envío, ya que depende del volumen y peso del/los paquete/s.

Portes en Valencia-ciudad

Los portes en Valencia ciudad son gratuitos en 48h a partir de la realización del trabajo.

Formas de pago flexibles

La forma de pago habitual es por anticipado al encargo del trabajo, mediante transferencia bancaria o PayPal y el trabajo se iniciará a la confirmación del pago.

Para clientes registrados podrá ser ocasionalmente, en función del importe del trabajo, el 50% al encargo del trabajo y el 50% a la entrega, sin excepción.

Para colaboradores de La Publicación podrá ser también ocasionalmente el 100% a la entrega del trabajo.